De la gran variedad de frutas que en verano podemos degustar destaca, por su popularidad y versatilidad de usos, el melón. “Cucumis melo”, según la clasificación de Linneo, así es llamada la fruta que rubrica muchas de las comidas veraniegas.

El melón es una fruta que llegó a España hace dos mil cuatrocientos años por el puerto de Cartago, actual Cartagena, procedente de Egipto por las rutas comerciales de los fenicios y, a su vez, procedente según unas fuentes de Asia y, según otras, de África. Es una fruta rica en beta caroteno (provitamina A) y vitamina C, así como en hidratos de carbono sacarosa y fructosa.

La variedad de melón más popular en España es la denominada piel de sapo, que es ligeramente más grande que otros, de color verde oscuro en su gruesa piel y muy dulce en su interior, de color blanco. Los romanos lo comían bañado en almizcle o miel y, en las mesas de la Edad Media, lo servían acompañado de vino moscatel para acentuar su sabor.

Habitualmente, es un postre de elección en las comidas del tiempo de calor, aunque los más sabrosos de estos frutos son los que se cosechan en septiembre, con mayor madurez. También se elaboran como sopa fría, crema de melón, acompañada de aceite de oliva virgen extra y de albahaca u otras hierbas aromáticas, o como primer plato, el famoso melón con jamón que, a mediados del siglo XX, fue un plato de gran aceptación.

Villaconejos, en Madrid, y Torre Pacheco, en Murcia, así como la provincia de Ciudad Real, son los mayores centros productores de melonares. Entre las tres zonas, producen más del 80% del total de la producción nacional.

La cultura popular dice que “el melón por la mañana es oro, por la tarde plata y por la noche mata”, no siendo más que un refrán que nada tiene que ver con las buenas virtudes de esta fruta, sino con las necesidades nutricionales de cada hora del día. A cualquier hora sienta bien y es palatable y digestible con agrado.

Ahora mismo, estoy tomando una sopa de melón y una copa de sidra natural vasca. ¿Puede haber algo más refrescante en verano?

 

Rafael Conde Morencia

Vocal de ASEUG