Diciembre es un mes de celebraciones, un mes que solemos reservar especialmente para la familia y los amigos, para pasar más tiempo en compañía de nuestros seres queridos.

En estas fechas, la gastronomía cobra especial importancia, ya que es en torno a la mesa donde nos juntamos para compartir experiencias y fortalecer los lazos que nos unen.

Dedicamos más tiempo a consumir alimentos y bebidas que en otras épocas del año, incluso, alimentos y platos que habitualmente no tomamos.

Y no solo en las fechas más señaladas sino que, a lo largo de toda la temporada navideña, modificamos nuestros hábitos alimentarios consumiendo productos típicos de Navidad como el jamón ibérico, los patés o los quesos y, especialmente, dulces como el turrón, los polvorones o el mazapán. También están más presentes algunas bebidas como el vino, la sidra o el cava.

Las comidas navideñas, a menudo, se caracterizan por ser abundantes y excesivamente calóricas. Comemos un mayor número de platos en cantidades más grandes de lo habitual, durante reuniones familiares que se alargan y empiezan con el “picoteo”. Esta costumbre contribuye, muchas veces, a que ganemos peso y a que nuestras digestiones sean más largas y pesadas.

Pero no hay motivo para que no podamos disfrutar de una dieta saludable durante las fiestas. Si elegimos bien los ingredientes, podemos preparar menús más ligeros y equilibrados que sean igual de apetitosos.

Por ejemplo, sustituyendo los panes y hojaldres en los aperitivos por verduras reduciremos el aporte calórico y nos sentiremos menos hinchados. Una sopa o una ensalada puede ser una buena introducción para continuar con carnes acompañadas de vegetales y frutos secos, pescados marinados o ahumados, carpaccios, mariscos en su jugo… Y para finalizar, un postre a base de frutas.

Existen multitud de alternativas para elaborar recetas saludables sin renunciar al sabor o a la tradición. Y, por supuesto, debemos comer y beber con moderación, evitando los excesos. Lo ideal es comer de todo, poco… y bueno.

La gran variedad de alimentos que encontramos en esta época hace que resulte más fácil comer equilibradamente y elaborar platos muy variados, ya sean tradicionales o nuevas creaciones, eso queda al gusto de cada uno. Y es que cualquier receta resulta apropiada porque, lo importante, es disfrutar del placer de comer en compañía.

 

Rafael Ansón Oliart

Presidente de Honor de ASEUG