El mes pasado lamentábamos la pérdida de Carlos Falcó, vicepresidente de la Real Academia de Gastronomía (RAG), destacado gastrónomo y productor de vinos y aceites de calidad. De nuevo, la gastronomía ha sufrido un duro revés con el reciente fallecimiento de Alfonso Cortina, secretario general de la RAG.

Licenciado en Ingeniería Superior Industrial y en Economía, Alfonso Cortina ha sido una figura relevante del panorama empresarial español, ocupando importantes cargos como la presidencia de Repsol, durante la que consiguió, entre otros logros, la adquisición de la petrolera argentina YPF. Gracias a su gestión en la filial Portland Valderrivas, empresa que llegó a presidir, se construyó la Torre Picasso de Madrid.

Sin duda, ha sido un magnífico empresario, asesor y directivo de importantes compañías. Pero, también, un gran impulsor de la gastronomía española.

Alfonso Cortina, amigo cercano de nuestro presidente de honor, Rafael Ansón, con el que ha compartido estrechamente sus últimos años en la Real Academia de Gastronomía, ha realizado grandes aportaciones al mundo de la gastronomía y su partida supone, sin lugar a dudas, una gran pérdida para este sector.

Era conocida su afición por la buena mesa y su compromiso por hacer de la alimentación una actividad más saludable, solidaria y sostenible.

En 2008, contribuyó a que el Rey Don Juan Carlos concediera el título de Real a la Academia de Gastronomía Española. Y, dos años más tarde, a que fuera considerada Corporación de Derecho Público mediante Real Decreto.

Fue uno de los impulsores de la Asociación de Amigos de la RAG y, en los últimos años, tuvo una destacada implicación en la Real Academia como secretario general.

Su pasión por el mundo vitivinícola, afición que compartía con el Marqués de Griñón, le llevó a gestionar el Pago Vallegarcía, convirtiéndolo en una de las grandes bodegas de España, con la que obtuvo su propia Denominación de Origen. Durante su etapa en Repsol, tuvo el gran acierto de introducir una Guía de Vinos en la Guía Repsol de Restaurantes.

Desde la Asociación de Expertos Universitarios en Gastronomía, queremos darle un último adiós a Alfonso Cortina y, por supuesto, también a Carlos Falcó, y trasladar nuestro pésame a sus familiares y amigos.

Alfonso, Carlos, descansad en paz.

ASEUG