En los últimos años, es notable que ha habido un aumento de la población venezolana en España. La influencia de su gastronomía en nuestro país entra en la vida del español, ofreciendo una nueva cultura y una nueva propuesta de sabores.

La gastronomía venezolana es diversa y fusiona la cocina europea (España, Italia y Francia), africana, árabe e indígena (la autóctona). En este sentido, el plato que más se está dando a conocer y está teniendo bastante aceptación en España es la arepa.

La arepa, que no es más que un bollo o especie de torta redonda aplanada hecha con harina de maíz, un alimento básico en la alimentación venezolana, se ha convertido en el último reclamo gastronómico en España. Se utiliza como acompañante de otros platos o se puede comer rellena de otros alimentos. Se puede hacer frita, asada u horneada.

Su lugar de origen exacto no está definido. Según investigaciones, el primer registro de la existencia de maíz en Colombia se remonta a 3.000 años, y en Venezuela a 2.800 años. Se puede decir que casi comenzó simultáneamente en ambos países, lo que nos ubica geográficamente al norte de América del Sur. Lo que sí se puede asegurar con exactitud es que es un alimento de origen indígena y que, cuando los conquistadores españoles llegaron a tierras americanas, constataron que sus pobladores ya consumían arepa.

Su elaboración es muy fácil: sólo lleva harina de maíz precocida, sal, aceite (opcional) y agua; es preferible usar aceite de oliva virgen extra, aunque le varíe un poco su sabor original. Se puede incluir en el desayuno, la comida o la cena y posee un sabor muy agradable.

Por ser un alimento hecho a base de harina de maíz precocida no contiene gluten, por lo que puede ser consumida por celíacos y, en los últimos tiempos, se está convirtiendo en una buena alternativa como sustituto del pan. Es una buena fuente de energía y puede formar parte de una dieta saludable e, incluso, baja en sal según la cantidad que le aportemos en su elaboración. 

 

 

Al ser un alimento versátil, podemos a su vez escoger rellenos bajos en grasa y altamente nutritivos como, por ejemplo, tomate, huevo revuelto, jamón, pechuga de pavo, verduras salteadas, queso, carne, pollo, etc. También los vegetarianos o los veganos pueden rellenarlas a su gusto.

En España, las arepas han estado presentes en las Islas Canarias desde hace mucho tiempo debido a los flujos migratorios entre las islas y Venezuela, sobre todo en Santa Cruz de Tenerife, donde ya desde el año 1670 pueblos enteros se vaciaban para trasladarse a las ciudades de Caracas y La Guaira. En las islas, la mayoría de las arepas que se consumen en los bares y restaurantes son fritas, en lugar de asadas o a la plancha.

También existe en el País Vasco un plato típico semejante a la arepa, llamado talo, que es similar a la tortilla de maíz mejicana pero un poco más grueso. Se prepara sobre una plancha y se suele rellenar con chistorra.

Hay un amplio número de restaurantes donde se puede disfrutar de una buena arepa. Por ejemplo, en Madrid encontramos La Cuchara, en la calle del Conde de Peñalver, 82; Mucho Gusto, en la calle del Buen Suceso, 24; La Candelita, en la calle del Barquillo, 30; Arepa Olé, una franquicia con locales en Madrid y Sevilla; Antojos Araguaney, en la calle Joaquín Sorolla, 26, que también se puede encontrar en Santa Cruz de Tenerife ( c/ Atamán, 25); o el Urban Bar de Valencia (c/ Conde de Altea, 40).

Al parecer la arepa, el pan de cada día de los venezolanos, ha desembarcado en España para quedarse.

 

Anabel Blanco Pineda

Experta Universitaria en Gastronomía