Caminar y disfrutar. Pasear por los pinares, aprender de la naturaleza, descubrir hongos de todas clases, incluso, la Amanita Muscaria, seta muy peligrosa… Un día de relax con amigos para compartir entre los pinos y los acebos.

El día amanece húmedo con el rocío plasmado en los pinares, en las hojas de los acebos. Nos preparamos un buen desayuno y listos para una caminata de 5 horas, nada cansina si de verdad disfrutamos de lo que la naturaleza nos regala cada cierto tiempo.

Caminar, respirar aire puro, respetar la tierra, dejar las cosas como están, además de recoger algún elemento del inframundo de los humanos poco aprensivos, que piensan poco en la belleza de encontrar las cosas de igual manera que cuando empezamos nuestra caminata. 

 

 

Descubrimos buscando y buscando regalos que luego se plasmarán en la mesa de muchos comensales. Boletus, níscalos y un sinfín de manjares.

Al final de la jornada tenemos nuestro premio, disfrutar y convivir con la naturaleza, aprovechando lo que nuestros ojos ven, nuestras manos cogen y nuestro paladar degustará más tarde.

¡¡¡ Que aproveche !!!

 

“Hay bellezas que son para no tocar y, otras, para disfrutar de lo que la sabia naturaleza nos regala.”

Antonio Felipe Tablado

Secretario de ASEUG